Fotomontaje


El término Fotomontaje fue inventado por los dadaístas berlineses justo después de la Primera Guerra Mundial. Si bien existen antecedentes de este tipo de técnica entre cubistas y futuristas, fueron los dadaístas quienes los implementaron no como accesorio sino como parte fundamental en sus obras.

"Preso de un afán innovador", escribía Raoul Hausmann, "necesitaba también un nombre para esta técnica, y con George Grosz, John Heartfield, Johannes Baader y Hannah Hóch, decidimos llamar a estas obras photomontages."  (Dawn A. 2002).

La técnica del fotomontaje está emparentada al collage ya que consiste en recortar y pegar sobre un soporte figuras, recortes de diario y de tipografías. Este tipo de producción pretendía reaccionar en contra de las obras de arte pintadas al óleo, consideradas irrepetibles y exclusivas. Sus obras salían de lo mecánico, de lo tecnológico (de allí montaje, que significa construir, ensamblar), constituían un "provocador desmembramiento de la realidad" (Dawn A. 2002).
"nuestro único propósito era integrar los objetos del mundo de las máquinas y de la industria al mundo del arte" Hannah Höch (citado en Dawn. A, 2002)


Hannah Höch

George Grosz

Josep Renau Berenguer
Max Ernst

John Heartfield








El fotomontaje ha dado origen a otras técnicas dentro del arte, como por ejemplo el ensamblaje o assamblage de carácter más tridimensional, donde se fusionan distintos objetos de materiales tan variados como madera, metal, textiles y otros. Uno de los principales artistas de este género es Robert Rauschenberg, considerado por algunos como neo-dadaísta. Las siguientes imágenes son obras de este artista.






 DADAÍSMO: el antiarte.

El Dadaísmo nace en plena primera guerra mundial en Zurich por un grupo de anarquistas. Uno de sus fundadores y exponente principal fue Tristan Tzara, poeta, escritor y ensayista rumano. Hess comenta que “dadá” surgió por azar cuando alguien a ciegas señaló con un cortaplumas en el diccionario y cayó sobre la palabra con que los niños denominan a los caballos de madera. Esta situación lúdica  caracterizó a este grupo que pregonaba el antiarte como manifestación artística. 

Marcel Duchamp, lo explica de este modo: “Se trataba, primordialmente, de poner en discusión el comportamiento del artista tal como consideraba la gente. Lo absurdo de la técnica, de las cosas tradicionales” (Cabanne P., 1967). El mismo Durchamp adquirió fama, según Gombrich, tomando cualquier objeto, al que llamaba ready –made (ya hecho) y firmarlo.





BIBLIOGRAFÍA

Cabanne, P. (1967). Conversaciones con Marcel Duchamp. (J. Marfá, Trad.) Barcelona, España: Anagrama.
Dawn, A. (2002). Fotomontaje. (E. Llorens Pujol, Trad.) Barcelona, España: Gustavo Gili.
Gombrich, E. (1995). La Historia del Arte. Mexico D.F.: Editorial Diana S.A.
Hess, W. (1994). Documentos para la comprension del arte moderno (237 ed.). (J. M. Coco Ferraris, & C. Piechocki, Trads.) Buenos Aires, Argentina: Nueva Visión.



Comentarios

Entradas populares